Me dijeron que era especial y luché por eso

Nací en el año 2015 con 31 semanas de gestación, mi mamá estaba tan ansiosa para que yo naciera que no pudo controlar sus emociones y en una suba de tensión…¡Puff!.. Nací prematuro y con dificultades intestinales. En un abrir y cerrar de ojos sentí el beso de mi madre y ya estaba dentro de una casita tan pequeña como yo, toda transparente, con ventanas redondas y cables de color blanco y no era los de la luz, me estaban trasladando hacia un hospital a 227 km de donde había nacido, kilómetros interminables para todos lo que me acompañaban y yo sin saber quién me iba a recibir porque mi mami estaba internada para su recuperación.

Cuando llegue la Dra. Observo que tenía dificultades intestinales por lo que debí ser operado por primera vez. A los 13 días de nacido pesaba 1.800 kg, de repente y con un susto enorme me dio un paro cardio respiratorio pero como me dijeron que era especial… luché. Pase por 5 transfusiones de sangre en 3 meses y llegando al 4 mes de internación, por fin me dieron el alta.

Durante todos esos meses estuve acompañado por mi mamá quien iba y venía de una Residencia de Madres a la Neo, mi papa por su trabajo me visitaba los fines de semana; hasta que llego el 2 de Noviembre y nos fuimos los tres juntitos a casa, nos acomodamos cada uno en su espacio aprendimos a convivir como familia y ellos a decodificar cada situación que yo iba atravesando.

A los siete meses cuando comencé a gatear me cansaba mucho, respiraba tan rápido que a veces mama se asustaba tanto y papa decidía consultar urgente con el médico, en ese momento el medico pensó que lo mejor era comenzar con un tratamiento para asma y alergia, al pasar los meses no veíamos ningún cambio ni mucho menos mejorías.

A los trece meses viajamos a Rosario donde me diagnostican laringomalacia, en agosto de 2016 me realizan una traqueostomia de urgencia, comenzamos nuevamente con todos los estudios para ver qué es lo que me estaba pasando esta vez, los resultados dieron estenosis subglotica grado 9 ¡Imagínense! No entendía nada, pero papa y mama me explicaron que tenía la garganta tan, pero tan cerrada que solo podía pasar un granito de mostaza, sí, la fé que siempre tuvieron ellos para que yo me curara y saliera adelante.

Así fueron pasando los días, los meses y yo aprendí hablar con la traqueostomia “algo de no creer, decían”… jugaba en casa, comía lo que podía comer siempre con mucho cuidado y así, hasta que de nuevo *ONSULTA* esta vez en el Hospital Garrahan de nuevo todos los estudios habidos y por haber pero esta vez con fecha, sí con fecha de operación para reconstrucción de estenosis; los médicos informan a mis padres sobre los riesgos de la operación y el tiempo aproximado de cirugía de 4 hs.

Finalmente llego el “GRAN DIA” 27 de mayo 2019, entro al quirófano junto con los doctores y enfermeros, mis papis ya me habían explicado que por 6 meses no iba a poder hablar y a la primer hora transcurrida de operación, sale la doctora a explicarles a mis papas que la recibieron con cara de susto pensando que algo me había pasado y era real ¡me pasó! Pasó que la estenosis había desaparecido, para ellos no había explicación científica, para mí sí y es tal cual se llama esta carta *“Me dijeron que era especial y luché por eso”*

*JotaeMe. O*