Parto respetado

Del 13 al 19 de mayo se celebró la semana del parto respetado. Este año, el lema fue: “El poder de parir está en vos. Que se respete la fisiología del nacimiento es tu derecho y el de tu bebé”.

El hermoso momento de dar a luz es un acto fisiológico, natural, instintivo que cada mujer es capaz de poder sobrellevarlo, solo debe confiar en ella misma, principalmente en su cuerpo en el momento de parir.

Para ello es importante conocer e informarse sobre los procesos que favorecen o entorpecen el parto para intentar vencer cualquier tipo de miedo y mito, logrando vivenciar ese momento de manera única e irrepetible. Tener en cuenta cuáles son los derechos permite aprender sobre la salud y protección, no solo como mujer sino la protección de toda la familia para la toma de cualquier decisión.

Por lo anteriormente dicho, es importante como mujeres tener un pleno conocimiento acerca de Ley Nacional 25.929 de Parto Respetado, en donde se garantiza entre otras cosas, que la madre pueda tener al bebé en un espacio de intimidad y protección, eligiendo a la persona que la acompañará en ese proceso. Por otra parte, esta Ley asegura que tanto la mamá como la familia involucrada recibirán toda la información necesaria sobre el parto, posparto, amamantamiento y cuidados del recién nacido, en un clima cálido y de respeto.

Al mismo tiempo, el niño recién nacido tiene garantizado sus propios derechos, entre ellos el derecho a ser tratado de forma respetuosa y digna, el derecho a su inequívoca identificación, a la internación conjunta con su madre en la sala y a que sus padres reciban adecuado asesoramiento e información sobre los cuidados para su crecimiento y desarrollo, así como de su plan de vacunación.

En el caso de bebés prematuros o bebés nacidos en otras situaciones de riesgo, tanto el padre como la madre tienen el derecho a recibir la información comprensible y continua en un ambiente adecuado sobre todo el proceso de internación de su hijo/a incluyendo diagnóstico, pronostico y tratamiento, participar en la atención y en la toma de decisiones relacionadas a la asistencia de su hijo/a, facilitar la lactancia materna del recién nacido y a recibir asesoramiento e información sobre los cuidados especiales del niño o niña.

El parto respetado es parte del proceso de empoderamiento de las mujeres, nos merecemos dar a luz con dignidad y amor, estar informadas y saber que tenemos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, acerca de sobre cómo y con quienes deseamos recibir a nuestro bebe.

El parto humanizado se complementa con la salud tradicional con el fin de favorecer y armonizar la vivencia de dar a luz. La modalidad de atención del parto caracterizada por el respeto a los derechos de las madres y los hijos e hijas en el momento del nacimiento y en donde la mamá, su bebé y sus vínculos afectivos son los verdaderos protagonistas.

Desde Fundación Nuevo Hospital y Casa Lubetkin brindamos la información acorde a las necesidades que plantean las madres alojadas y promovemos la relación para el binomio madre-hijo. Sostenemos que las mujeres deben sentirse respetadas y a su vez sentir que respetaron la recepción de su bebé, si esto se da el parto suele ser más corto, menos intervenido, la recuperación más rápida, y la conexión con su bebé se produce en forma instantánea y más placentera a la hora de la vivencia.