Un espacio para la adaptación de la mamá con su bebé

El tener hijos cambia la vida, y como todo cambio, la maternidad implica un proceso de adaptación. El momento en el que una mamá es dada de alta junto a su bebé y se encuentra  ante las nuevas responsabilidades, puede generarle mucho estrés y ante esto no saber cómo reaccionar a la demanda del niño.

Dentro de las unidades del Hospital las Doctoras y Enfermeras realizan un seguimiento tanto del bebé como de la mama, observa a ésta en el desenvolvimiento del rol, muchas  veces por su situación de angustia, la mama se encuentra condicionada por diversos factores, tanto biológicos como psicológicos y sociales lo que la muestra sujetada para la atención de su hijo.

Fundación Nuevo Hospital y Casa Lubetkin realizan un acompañamiento y seguimiento a la mama que esta pasado por esta situación. En esta interrelación se realiza un trabajo de prevención y promoción de la relación madre-hijo  guiando a la madre para que en el momento que se le dé el alta pueda desenvolverse sin ningún factor que la limite logrando  desarrollar  una comunicación reciproca con su bebé.

Cuando la Madre no logra esto estando aun en internación con su hijo, se le da el alta de adaptación en  Casa Lubetkin, aquí el seguimiento es más personalizado. En este espacio de sostenimiento y escucha, se la acompaña para que las funciones de crianza se afiancen, brindándole a la madre un espacio en donde pueda desenvolverse y descubrir  que el hecho de ser madre se aprende con la práctica, atendiendo y sabiendo decodificar las necesidades que su hijo le demanda.

Con el paso de los días y los talleres de capacitación que se dictan en el Nuevo Hospital San Antonio de Padua,  la mama se va fortaleciendo psíquica y físicamente, adquiriendo conocimientos tanto para los cuidados de su bebe internado como para cuando el niño sea dado de alta, preparándose así para enfrentar la situación. Así,  la mente se va apropiando de los nuevos conocimientos y los términos que pasan a ser parte del diario vivir, desarrollando así la adaptación apropiada para el momento que transcurren.

En el caso de que el niño sea dado de alta y la mamá aún no se sienta preparada para desempeñar el rol de ser madre con seguridad, se le permite quedarse en Casa Lubetkin para que así pueda lograr una mejor adaptación a la hora de regresar a su hogar.