El Voluntariado en Casa Lubetkin

Gracias por pasar, quedarse, crear y transformar.

Ante la necesidad de acompañar a las madres residentes, en 2003 convocamos desde este programa a profesionales y numerosas personas con ganas de tender una mano para realizar esta tarea importante.

Las voluntarias de Casa Lubetkin acompañan a las mamás residentes brindando contención afectiva y emocional para favorecer el vínculo con su hijo internado, además apoyan la integración de esta madres tanto con las que comparte la estadía en nuestro hogar, como con sus compañeras en la internación. En este acompañamiento evalúan la situación y las necesidades socioeconómicas de la familia y la contención que puede brindarle a la madre.

Entre las tareas principales de nuestro voluntariado es importante destacar el recorrido que realizan por las salas de terapias intensivas de neonatología y pediatría; también en las salas de internación de pediatría y las de maternidad incluidas recientemente en este programa. Este contexto es excelente para indagar sobre el estado de salud general de la mamá y del bebé internado, también para facilitar la comunicación de estas con el equipo de salud y acompañar a los padres en el proceso de la autogestión en diversos trámites.

Conforme adquiríamos experiencia, el voluntariado fue sistematizándose. Hoy se cumple un cronograma de horarios que permite que se realice todos los días, también todo lo que se realiza queda registrado en una planilla para que sea comunicado a los integrantes del equipo que participan del programa. Sostenemos que la mejor manera de realizar el recorrido por el hospital es en dupla, lo que permite mejorar el contacto y la observación.

Las capacitaciones cumplen un rol primordial, se realizan cuando se incorporan nuevos voluntarios y, mensualmente, con temas relacionados a la prevención y promoción en salud materno-infantil que luego se traducen en distintas intervenciones, como talleres y charlas, donde participa no sólo la madre, sino la familia.

En nuestro programa existe un voluntariado distinto. Son personas que siempre están dispuestas para tender su mano en actividades sumamente importantes para el funcionamiento diario de Casa Lubetkin, las encontramos en los eventos, en cada refacción de la ropa que nos llega por donaciones, en cada lavado y reacondicionamiento los cubreincubadoras y los niditos que usan los bebes en el hospital; en la Feria Americana y en incontables tareas que siempre necesitan de grandes corazones solidarios.

A todas ellas, nuestro reconocimiento de siempre.